Sistemas de seguridad en garajes y parkings comunitarios

España es el tercer país de Europa donde más coches se roban, por detrás de Reino Unido e Italia. Aunque todavía está lejos de las cifras de Estados Unidos, donde se roba un vehículo cada 44 segundos, los cerca de 150 vehículos diarios que se roban en nuestro país son un dato realmente alarmante.

Que los coches duerman en aparcamientos, no elimina el riesgo de robo. Los ladrones se sienten más cómodos actuando dentro de un parking, donde no circulan coches patrulla. Así pueden trabajar libremente sin que nadie les vea ni les escuche y, en caso de que un vecino acceda al garaje, disponen de muchos rincones donde esconderse.

No sólo se llevan los vehículos y desvalijan los trasteros, en muchos casos actúan por encargo robando los repuestos más valiosos del coche como llantas o volantes e, incluso en algunos casos, se llevan piezas como el capó, tubo de escape, rejillas… desguazando in situ el vehículo. Su especialización es tal que cada día resulta más difícil recuperar un vehículo robado.

Por estos motivos, hay que incrementar las medidas de seguridad de los garajes y se deben tener en cuenta los siguientes consejos para reducir el riesgo de sufrir robos:

– Asegúrate de que nadie entra contigo. Lo realmente complicado es acceder al garaje, una vez dentro, los ladrones podrán salir con suma facilidad accionando los sistemas de apertura de emergencia desde el interior.

– Cerciórate de que ningún coche entra detrás del nuestro sin “fichar”. Es la práctica más utilizada, los cacos esperan a que un vecino acceda con su coche para entrar detrás de este sin necesidad de activar la apertura de puertas.

– Asegúrate de que la puerta del garaje queda bien cerrada. La puerta mecánica puede tardar más de la cuenta en cerrarse, lo que permite que cualquiera pueda acceder al garaje.

– Dispón de una buena iluminación. Los cacos se sienten muy cómodos trabajando en la oscuridad. Una buena iluminación crea un sensacional efecto disuasorio. Si además las luces del garaje se activan con sensores de movimiento la disuasión será aún mayor.

– No dejes nunca la tarjeta o el mando del garaje dentro de coche. Podrán utilizarla y duplicarla para acceder libremente a él. En caso de pérdida o robo del mando de apertura se debe avisar de inmediato a la empresa mantenedora del sistema para que lo desactive.

– Asegúrate siempre de que el coche está bien cerrado y las ventanillas subidas. Suena obvio, pero en caso de descargar bolsas de la compra o las maletas tras un viaje, puede darse el caso de dejar el coche abierto.

– No dejes ningún objeto de valor a la vista. No hay que dejar objetos de valor en el interior de los vehículos y, si no hay otra alternativa, cerciórate de que no están a la vista.

– No olvides que, a veces, el enemigo está en casa. En ocasiones puede ser un vecino el ladrón, por eso es muy importante tener en cuenta los dos anteriores consejos.

– Instala un sistema de video vigilancia. Es el sistema disuasorio por excelencia. Su instalación debe realizarla una empresa de seguridad homologada en la D.G.P.; esto garantiza que el sistema cumple con normativa, evitando posibles sanciones, asegura que las entradas, las salidas y los viales quedan perfectamente protegidos y garantiza la integridad de las imágenes, para que puedan ser aportadas como pruebas ante un juez en caso de cometerse un delito.

– Instala un Sistema de Control de Accesos. De esta manera evitas la entrada de intrusos y en caso de intento de sabotaje se activará la alarma. Los dispositivos de apertura no se pueden copiar y, en caso de robo o pérdida, se pueden desactivar en remoto y a tiempo real.

– Instala pulsadores de emergencia. Es inevitable pensar en coches y trasteros cuando se habla de seguridad en garajes, pero, a veces, son las personas las víctimas de los robos o de agresiones sexuales dentro los garajes. En este caso, lo más efectivo son los pulsadores SOS que dan aviso a policía.

– Huye de los chapuzas y desconfía de los “manitas”. La seguridad de un aparcamiento debe estar en manos de profesionales. Tanto los sistemas de protección contra incendios, como los sistemas de detección y alarma de CO, las puertas de accesos, la iluminación, cámaras de seguridad, etc. deben cumplir con la normativa o, de lo contrario, en caso de robo o siniestro, el seguro de la comunidad de propietarios no se hará cargo de los daños ocasionados.

Fuente: fotocasa