Instalación de areas infantiles

Aunque las cifras disponibles sobre accidentes en áreas de juegos infantiles no son excesivamente alarmantes, se debe favorecer la concienciación sobre los riesgos derivados de las condiciones de nuestros parques infantiles y adoptar las medidas más adecuadas para prevenir dichos siniestros y lesiones derivados mayoritariamente de una mala instalación de los equipamientos de juego y de la escasez en el mantenimiento de los propios parques. Este estudio tiene como objetivo principal analizar y dar una visión general de nuestras áreas de juego, permitiendo valorar y ofrecer mejoras de los aspectos que puedan resultar peligrosos durante la práctica del juego en un área infantil, así como la accesibilidad a la propia área y a los equipamientos de juego que incorpora, dentro de un contexto de zona verde o parque público.

La normativa vigente conforma una estupenda guía para el fabricante, el instalador y el mantenedor con objeto de garantizar, en la mayoría de las ocasiones, la comercialización de un equipamiento de juego seguro y un área inspeccionada y mantenida adecuadamente, con la consiguiente tranquilidad para los profesionales.

Estas normas recogen los requisitos que deben cumplir los equipamientos de juego (columpios, toboganes, carruseles, tirolinas, balancines, multijuegos, redes tridimensionales y equipos de juego totalmente cerrados) y los materiales utilizados, las dimensiones de los huecos para evitar aprisionamientos, espacios libres que eviten riesgos de contención, las distancias y alturas de seguridad y las protecciones contra la caída, etc. Además, hacen referencia a los grosores de recubrimiento (arena, gravilla,…) de las superficies instaladas en las áreas de caída de cada equipamiento de juego, a los requisitos de instalación, a las distancias libres de obstáculos y al mantenimiento posterior del área de juego.