Mantenimiento Comunidades de Vecinos

Un buen mantenimiento de tu comunidad puede prevenir muchos problemas en el futuro. Si revisas los grupos de presión, los cuadros eléctricos y las bombas durante todo el año, te ahorrarás mucho dinero en arreglar averías.

El coste de un mantenimiento de comunidades de vecinos dependerá de muchos factores como, por ejemplo, la cantidad de servicios que incluya, el tamaño del inmueble y sus instalaciones, la calidad de los materiales utilizados o el número de vecinos que viven en el edificio.

Servicios incluidos en las labores de Mantenimiento de Comunidades:
Entendemos como mantenimiento de comunidades todas esas labores que cuidan el funcionamiento y aspecto de nuestra comunidad de vecinos y hacen que realmente nos sintamos en casa, sin preocupaciones:
  • Limpieza: Hablamos de la limpieza de espacios comunes una o varias veces a la semana. Cuando no contamos con portero físico, este tipo de mantenimiento puede ser muy útil para mantener estos lugares en buen estado. La limpieza de exteriores suele incrementar el coste de este servicio.
  • Fontanería: Si tu comunidad suele tener continuos problemas en las tuberías, canalones, pozos negros, etc este servicio supondrá un ahorro en los costes totales ya que revisar estos puntos y repararlos es primordial para evitar averías más grandes.
  • Electricidad: Las empresas de mantenimiento suelen hacerse cargo de los fusibles fundidos, los cables cortados o los problemas eléctricos que suelen surgir cuando están revisando las instalaciones. Algunos contratos incluyen un servicio de cambio de interruptores y enchufes e, incluso, existen revisiones quincenales y mensuales de los tubos halógenos y bombillas de los espacios comunes, todo dependerá de lo que negocies con la empresa.
  • Jardinería: Los servicios de jardinería pueden llegar a ser muy distintos en unas comunidades u otras: no es lo mismo mantener una piscina o podar y regar unas plantas que mantener un lago o unas fuentes. El coste de esta labor dependerá de la dimensión del jardín, los componentes que lo formen y las veces que quieras que la empresa de mantenimiento pase por allí.
  • Cerrajería: Este servicio no suele estar incluido en los contratos de mantenimiento, no obstante está bien contar con un cerrajero de urgencias por si alguno de los vecinos tiene problemas. Existen contratos de revisión de cerraduras y sistemas de cierre automáticos.
  • Pintura: Podemos contar con un contrato de mantenimiento de pintura que nos asegurarán que los espacios comunes luzcan como nuevos. Este tipo de contratos incluyen la reparación de desconchones o goteras.

En Ibersuman contamos con  un gran equipo humano, los mejores equipamientos y una larga experiencia  para asegurar el mejor mantenimiento.