Cuidamos de tu piscina.

¿Vives en un chalet? ¿Cuentas con una amplia zona ajardinada? Si es tu caso, eres afortunado por diversos motivos. El principal y el más lógico es que tienes un ‘pulmón verde’ en casa, vital para respirar aire más puro, lejos de la contaminación -para nada recomendable- de la gran ciudad y del estrés; factores que, para que engañarnos, nos quitan años de vida. También tienes la suerte de contar con flores. La visualidad de su amplia variedad cromática nos encanta y contagia de todo el aporte de optimismo que necesitamos para dejar de lado la jalea real y otras ‘vitaminas’ que nos alegran el espíritu. Y también cuentas con una piscina, más o menos grande, según preferencias y extensión de la zona ajardinada.

Tener piscina privada en una vivienda unifamiliar es un lujo que no está al alcance de todos los bolsillos. Pero… ¡No se mantienen solas! De momento no, pero seguro que dentro de unos años lo conseguiremos -en un abrir y cerrar de ojos- con darle a un simple botón. ¡Todo gracias a los avances tecnológicos!

Hay que ser previsores para que no nos pasen factura los baños de la temporada estival, esa que tanto nos gusta. En Ibersuman podemos realizar el mantenimiento de tu piscina realizando regularmente todos los trabajos que, aunque son sencillos, necesitan de una maquinaria espacial y de un control periódico:

Vaciar la piscina para proceder a una limpeza integral. Para ello necesitaremosa usar una bomba específica para que el agua llegue sin problemas al depósito habilitado para tal fin.

Realizar un profundo análisis del revestimiento para detectar cualquier grieta o hendidura del mosaico, a la que debemos dar solución. Y lo decimos porque de este paso depende que los daños de nuestra piscina no vayan a más, así evitamos que aparezcan y se adueñen de su estructura los temidos hongos e incluso las algas.

Tras limpiar y reparar el fondo de la piscina, hay que aplicar un anti algas concentrado antes de proceder a llenarla de nuevo.

Proceder al llenado la piscina

Limpiar los fondos dos veces por semana.

Añadri productos como cloro y anti algas. Es vital que cuando lo hagamos esperemos al menos 24 horas para volver a disfrutar de un relajante baño en nuestra piscina.

En la limpieza y mantenimiento de la piscina hay que ser constante. Cualquier descuido o falta de mantenimiento puede ser perjudicial para todos los bañistas. Ten en cuenta que zambullirse en el agua debe ser un auténtico placer, no una tortura. No querrás que se te pongan los ojos más rojos que un tomate gracias al dichoso cloro, ¿verdad? Con un mantenimiento responsable, evitarás problemas mayores.